Sin ningún tipo de vergüenza ante la gravedad de las afirmaciones, Iván Duque se pronunció ante la Asamblea General de la ONU mintiendo sin siquiera sonrojarse un poco. Habló de un país en paz, de protección de páramos y, como siempre, del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, a quienes catalogó de sostenerse con dineros del narcotráfico.

Iván Duque sobre Maduro en la ONU: Narcotráfico.

Que pena ajena despierta el hoy mandatario de los colombianos a nivel internacional mintiendo sin ningún tipo de arrepentimiento.

Durante los últimos meses en Colombia vienen circulando pruebas contundentes que han confirmado que el dinero oscuro del clan de Marquitos Figueroa entró directamente a la campaña presidencial del entonces candidato Duque. Su cercanía con Ñeñe Hernández ha quedado en evidencia en interceptaciones legales hecha por los entes investigadores de la época.

https://www.lanuevaprensa.com.co/component/k2/interceptaciones-al-narcotraficante-nene-hernandez-destapan-compra-de-votos-para-duque-por-orden-de-uribe

Duque junto a Ñeñe Hernández. Fuente: BACTERIA

Pero lo que rebosó la copa fue su impactante rostro rígido al mentir. En Colombia acabamos de pasar meses oscuros y traumáticos. Masacres por todos los horizontes geográficos, jóvenes acribillados en diferentes zonas del país no fueron siquiera escenario de mención en su alocución.

https://www.dinero.com/pais/articulo/masacres-en-colombia-246-personas-han-sido-asesinadas-en-61-masacres-en-2020/300895

La tristeza que embarga al país no fue menester de un perdón institucional. 13 muertos con balas oficiales la semana del 9 de septiembre fueron contabilizados. No hubo reconocimiento. No hay vocación de investigar que fue realmente lo que pasó. Las pruebas son claras: La policía atacó a los indefensos protestantes.

Pero el mensaje de Duque fue claro: El caballito de batalla de su gobierno seguirá siendo Maduro y Venezuela, mientras a Colombia la inundad con glifosato y balas de metralla; Mientras sus ciudadanos sufren persecución y desplazamiento; y mientras siguen deforestando la Orinoquía y la Amazonía para sembrar coca, soya y ganado.

La horrible noche a vuelto a Colombia de la mano del centro democrático y de Iván Duque.